Imagen
 
Valores de marzo y abril | valores de mayo, junio y julio | valor de agosto, setiembre y octubre | valores de noviembre y diciembre
 
Valores de marzo y abril

   
 
el valor del mes de marzo es de responsabilidad
Toda educación tiene que tener por objetivo formar personas honestas, con convicciones profundas, fundamentadas en valores. La responsabilidad personal es muy importante para todos, pequeños y grandes. La fuerza del educador está en su manera de hacer, en el optimismo con que afronta las dificultades, en la madurez con que toma las decisiones, en no detenerse nunca para llegar a su mejora humana y, sobre todo, en la respuesta que da a sus deberes familiares, profesionales y sociales. Una característica de esta responsabilidad es asumir los actos que uno hace sin cargar, si se equivoca, las culpas a los otros. Se trata de conseguir de los hijos y de las hijas, para ayudar a la responsabilidad, que sepan qué tienen que hacer y cómo lo tienen que hacer, en cada momento de su vida en casa, en la escuela, con los amigos, sin buscar excusas y enfrentándose a las consecuencias de sus actos.
Otro elemento por considerar como un valor educativo, en el tema que tratamos, es la administración del dinero. ¿Qué tenemos que hacer para que comprendan que las cosas cuestan y que los dineros se han de saber administrar? Es probable que a 7 o 8 años hayan comprado algo para nosotros, o bien para ellos mismos: lápices, golosinas, un juguete... Parece interesante que más o menos a esta edad, o como máximo a los 10 o 11 años tengan asignada una cantidad periódica y fija para estos pequeños gastos. Puede que padres y madres, piensen que ya compran todo lo que necesitan, pero, en este tema, no se trata de suplir, sino de que se aprenda el coste de las cosas materiales, para no ser malversadores y con el ahorro animar a la generosidad hacia los otros. Cabe decir que para enseñar a organizarse no se puede dar dinero cuando se acaba la cantidad establecida y que esta "paga" debe estar relacionada con la edad, y una vez acordados los gastos habituales que tienen. Un punto relacionado con el dinero sería, también, hacer participar a los jóvenes en la elaboración del presupuesto familiar, es de utilidad para acostumbrarlos a la realidad económica familiar y no vivir inmersos en la sociedad consumista que anima a gastar más, cuando se debería fomentar en el ámbito familiar, que se gaste mejor y con inteligencia.
Un clima de confianza, dentro de la familia, es un apoyo para tener responsabilidad, se hacen las tareas con más ilusión y se aprenden en el hogar otros valores como la sinceridad, la generosidad o la fortaleza, siempre y cuando padres y madres hagan lo posible para conocer las capacidades de cada uno de los suyos y se marquen retos asequibles a cada cual. Este ambiente positivo es vivir siempre con amabilidad para todos. Dice San Francisco de Sales: "Puede hacerse comprender la verdad y amonestar, siempre y cuando se haga con dulzura".
Imagen
valor del mes de abril es solidaridad
La solidaridad es uno de los principios básicos de la concepción cristiana de la organización social y política, y constituye el fin y el motivo primario del valor de la organización social. Su importancia es radical para el buen desarrollo de una doctrina social sana, y es de singular interés para el estudio del hombre en sociedad y de la sociedad misma.

Junto con los de autoridad, personalidad, subsidiaridad y bien común, la solidaridad es uno de los principios de la filosofía social. Se entiende por regla general que, sin estos cinco principios, la sociedad no funciona bien ni se encamina hacia su verdadero fin.

Presentamos aquí el principio de solidaridad.


ORIGEN DEL TÉRMINO.


La palabra solidaridad proviene del sustantivo latín soliditas, que expresa la realidad homogénea de algo físicamente entero, unido, compacto, cuyas partes integrantes son de igual naturaleza.

La teología cristiana adoptó por primera vez el término solidaritas, aplicado a la comunidad de todos los hombres, iguales todos por ser hijos de Dios, y vinculados estrechamente en sociedad. Entendemos, por tanto, que el concepto de solidaridad, para la teología, está estrechamente vinculado con el de fraternidad de todos los hombres; una fraternidad que les impulsa buscar el bien de todas las personas, por el hecho mismo de que todos son iguales en dignidad gracias a la realidad de la filiación divina.

En la ciencia del Derecho, se habla de que algo o alguien es solidario, sólo entendiendo a éste dentro de «un conjunto jurídicamente homogéneo de personas o bienes que integran un todo unitario, en el que resultan iguales las partes desde el punto de vista de la consideración civil o penal». Dentro de una persona jurídica, se entiende que sus socios son solidarios cuando todos son individualmente responsables por la totalidad de las obligaciones. Para el derecho, la solidaridad implica una relación de responsabilidad compartida, de obligación conjunta.

La Doctrina Social de la Iglesia entiende por solidaridad «la homogeneidad e igualdad radicales de todos los hombres y de todos los pueblos, en todos los tiempos y espacios; hombres y pueblos, que constituyen una unidad total o familiar, que no admite en su nivel genérico diferencias sobrevenidas antinaturales, y que obliga moral y gravemente a todos y cada uno a la práctica de una cohesión social, firme, creadora de convivencia. Cohesión que será servicio mutuo, tanto en sentido activo como en sentido pasivo» . Podemos entender a la solidaridad como sinónimo de igualdad, fraternidad, ayuda mutua; y tenerla por muy cercana a los conceptos de «responsabilidad, generosidad, desprendimiento, cooperación, participación» .



Yo en lo personal estoy de acuerdo con lo anterior porque si es cierto que en la humanidad actual hay muy poco amor, pero si hay mucho desamor, creo que las personas ya han perdido el interés de amar, ya no les importan tanto como en otros tiempo, ahora solo les importan las cosas superficiales y el concepto del amor lo han distorsionado por completo de hecho creo que ahora la mayoría de las personas solo lo ven como objeto sexual.

Algo muy importante es hacer énfasis dentro del concepto del amor es el de persona, puesto que el amor solo puede existir entre dos personas.

La definición clásica que se tiene sobre persona la cual la halló el gran señor Boecio: “ La persona es una sustancia individual de naturaleza racional”. Esto explica que la persona no es un ¿que? Sino un ¿quien?, esto es que la persona no es un objeto sino un sujeto, ésta es dueña de sus propios actos, propietario de sí mismo; que se posee y se controla a sí mismo.

 
Escríbeme
Para más información